lunes, 23 de enero de 2012

Mitja Marató Internacioanl Vila de Santa Pola

El viaje

Cómo si de un problema de matemáticas se tratase...
El sábado 21 de Enero a las 3am sale un autobus desde Salamanca con destino Santa Pola, haciendo paradas en Santa Marta, Peñaranda de Bracamonte, Macotera, Madrid...para volver el domingo a la medianoche ¿Cúal es el resultado?...

Lo dicho, el sábado a las 5 a.m. me subo al bus que llevaba el Club Atletismo Macotera a tierras del levante para correr, mejor dicho, disputar la Mitja Marató Internacional de Vila de Santa Pola.
Durante el viaje: amenas conversaciones, paradas de rigor, dulces y bebidas al gusto, fotos de paisajes y testimonios de nuestra ilusión, y un largo etc. que da con nuestros huesos hacia el mediodía en la feria del corredor, desplegando todos nuestros medios, es decir, la pancarta del club y todo nuestro sentido del humor, a la puerta del castillo hacemos la que probablemente sea la foto oficial del viaje. Tras la recogida de dorsales y otros agasajos, ponemos rumbo a la tan esperada comida, diferentes opiniones se intercambian durante el almuerzo acerca de la idoneidad de qué y cómo comer, dormir, correr...el día previo a la carrera; finalmente se resolvió de la mejor manera posible: cada uno hizo lo que le dio la gana.
Unos echaron siesta (no sabemos si con o sin arrumaco), otros nos fuimos a dormir a la orilla del Mare Nostrum, mientras unos/a valientes decidieron trotar un poco y ya que estaban darse un baño revitalizante en el mar, más tarde aparecieron los recordman del club para, como dicen ellos "estirar lun poco las piernas", familiares y acompañantes vieron el espectáculo desde la mesa de una cafetería y todos disfrutamos del atardecer placidamente; cuando Lorenzo estaba más cerca de tierras charras que levantinas, decidimos hacer una visita al "Café del siglo" en Torrevieja, estrechamente vinculado con Macotera y con el Café Central, y es que como hemos podido comprobar una vez más, lo más fácil que te ocurra al viajar por el mundo es encontrarte alguien que conozca o tenga relación con las orillas del Margañan. Así nos llegó la noche, la cena, el paseo nocturno a orillas del mar y el momento de dejar todo preparado para la mañana siguiente.
Personalmente cuando llegué a la habitación, dejé la ropa preparada, me lavé los dientes y me preparaba para encamarme me dí cuenta que mi nivel de relajación, bienestar físico y emocional era casi insuperable, todo me hacía ser optimista para que al día siguiente disfrutase de una buena mañana de carrera.
Así que salí al balcón de la habitación para despedirme y agradecer al día tantas emociones y al ver la noche cerrada recordé la canción que dice así: http://www.youtube.com/watch?v=2Fy8P1MVfsQ 
Así que realizando las últimas llamadas telefónicas a mis seres queridos pongo el cierre a uno de esos días a los que se les guarda un hueco en el álbum de los recuerdos.

El día de la carrera
Llega el día de la carrera; desayuno, vestimenta y esa inquetud interna ante la proximidad del momento esperado que hace soltar sonrisas tontas cuando miras a los demás, fotos y vídeo de rigor y al bus, de camino aprovechamos para soltar nervios con canciones, palmas y los típicos ¿a cúanto vas a ir tú? ¿salimos juntos?...
 Inevitablemente nos dispersamos como por arte de magia, cada uno va en su grupetto a calentar a darse abrazos y ánimos, menos de diez minutos para salida...vamos, corre,cada uno a su posición. Ya estamos en la recta de salida, el calentamiento al lado del mar insuperable, el ambiente perfecto, aun siendo 10000 corredores parece que todos hemos conseguido aparcar y llegar a la salida sin desbordar la ciudad.
Me despido de mi primo Gabi, entre otros componentes del equipo que salen en un cajón inferior a 1h40, yo me entremezclo con la popular, allí aparecen Vicky, Gabi Ruano y Juan Antonio, éste último me confirma que su reloj irá marcando a 5´ el kilómetro, mis nervios por tener en mente alcanzar 1h45 me tientan a colocarme más adelante, estoy por detrás del globo de las 2 horas, pero poder disfrutar de la salida con gente del club me anima a no precipitarme, la consigna en todo momento es disfrutar, tener sensaciones enriquecedoras incluso cuando el cansancio y las molestias vayan apareciendo.
Pistoletazo más traca de salida, desde el km.0 tengo a la vista el globo de 1.45, un grupo de dos chicas y un chico hablan de ir dando alcance al globo bajando poco a poco unos segundos cada km. me convence la idea, así que me pego a su grupo, así empezamos a adelantar gente y más gente, el pelotón va abriendo paso a las dos chavalas y yo me aprovecho del pasillo que van dejando tras de sí y así llego hasta los 4 ó 5 km, por mi crono 25 minutos clavados, me noto bien, me encuentro con Toñi que había salido por delante mía, cruzo varias palabras con ella y su acompañante y me decido a ponerme un ritmo algo más exigente sin pasarse, ya que lo que me puede ocurrir del km17 en adelante es toda una incógnita, nunca antes he intentado hacer dos diez miles seguidos a un ritmo sostenido de 50min., luego no se como va a reaccionar mi cuerpo.
Del 5 al 10 me voy percatando que voy arañando 20 ó 30 segundos en cada km según lo previsto, me da mucho ánimo pues noto en las piernas aún energía, empiezo a pensar que si no pasa nada raro, conseguiré mi objetivo de hacer de 1h45 acabando dignamente. En el espigón, empiezo a cruzarme con Luismi, Brau, Miguel, Paco, Losada, mi primo Gabi y luego cuando paso la curva vienen por detrás Juan Antonio y Ruano relativamente cerca, me dan ánimos, me viene bien saber que ellos van en los tiempos, acordados en caso de desfallecer me podría subir a su tren y acabar una media más; pero las piernas y el corazón no entienden de las razones que la cabeza lleva dando toda la carrera, "dosifica, con cabeza, de menos a más, 1.45 es el objetivo, no te cebes, no saltes, no grites, no aplaudas, economiza fuerzas", de todas maneras el paso por contra meta con tanta gente me resulta inevitable aplaudir a los músicos, levantar los brazos pidiendo ánimos del público, a la vez inconscientemente empiezo a acelerar, al paso del km.7 las sensaciones son inmejorables, no me duele nada, el motor ha calentado y puedo subir revoluciones sin asfixiarme, así que hasta el km.11 a pesar de un tramo de subida, se me hace muy agradable, amenizado por llevar el mar paralelo, las esponjas para refrescar que nos dieron e ir cruzándome con los mejores Juan, Roberto, Sera...verles a ellos me supone un acicate para yo también aumentar el ritmo progresivamente, suponen un ejemplo de fortaleza, templanza, prudencia y humildad.
Llegó al km.10 necesito mirar el crono varias veces para percatarme que he dado un mordisco al crono de 2´30 al tiempo de paso por ahí, del 10 al 11 me lo paso echando cuentas mentales porque me es difícil creérmelo, en el km.11 concluyo que voy bien y el objetivo no se me va de las manos salvo causa de fuerza mayor, empiezo a pensar en atacar la 1h40, en muchas carreras supone correr en un cajón inferior y eso sería todo un adelanto para mí, acostumbrado a salir con las 2horas y acabar con ellas. Empiezo a pensar lo que sería correr Behobia, Madrid u otras medias desde un cajón tan adelantado para lo que es tradicional en mí, afortunadamente los sueños, sueños son y mi cabeza me dice, "vamos Juanfra mantén este ritmo pero no te cebes, tu objetivo hoy era 1.45 confórmate con eso que es para estar contento, nunca antes has salido a "competir", se prudente", así que mantengo el ritmo y vuelvo a encontrarme con los segundos espadas que ya van por el km.16-17, Brau, Carelis, Nieto, Luismi, Pepa, Paco, Losada...pero ¿y mí primo? al dar la revuelta no le he visto, se me habrá pasado entre la multitud, estamos ya en el último cinco mil, me noto las piernas aún con algún cambio de ritmo, miro el crono, bajar de 1.40 va a ser muy complicado, debería mantener o incluso incrementar un poco el ritmo, no quiero cebarme, quiero disfrutar del paisaje y del ambiente, encuentro un hombre tan alto como yo que va como un Panzer, marcando un ritmo constante y un poco más rápido que yo, me pego a él, me hace 2km y así llego a la pancarta del 18, miro el crono y como había pensado toda la semana, si llego con fuerzas al km18, echo el resto en el  tres mil que me queda, además echando cuentas por encima si consigo correr a 4.20-4.30 estoy en tiempos para bajar del 1.40...así que pongo la intermitencia me echo a la izquierda y pisando las líneas que separaban los carriles, de los que íbamos y los que aún venían subo el ritmo hasta casi todo lo que puedo, vienen en el carril contrario Juan Antonio, Ruano, Toñi, el otro Gabi...verles me anima a mantener la compostura, seguir corriendo lo más erguido posible y con media sonrisa en la boca, el paso por el arco del km.19 el cansancio me hace mella y los pensamientos negativos se apoderan de mí cabeza, "qué has hecho, loco¡¡¡ vas a morir en el intento, no bajarás de 1.40 y caerás desmayado nada más cruzar la meta", pero mi cabeza se vió interrumpida por un ángel que se me apareció a menos de 200 metros, ¡¡mi primo Gabi estaba a la vista!! que mejor manera de acabar la carrera que entrar en meta al lado de un familiar que desde pequeño ha sido una referencia para mí, de repente volvía a tener motivación y la más poderosa posible, y de paso me garantizaba al alcanzarle bajar de 1.40, así que sacando fuerzas de no se dónde y con ganas de llorar o reír de la emoción fui a por él y al grito de ¡Vamos primo! me pongo a su lado, por si fuera poco en una de las últimas curvas sale San Roque en persona  dándonos el penúltimo empujón necesario(porque si es Juan, ha debido de obrar un milagro para que le de tiempo a llegar allí), entramos en la recta de meta, miro el crono 1.39.06, lo voy a conseguir, levanto los brazos pidiendo al público aplausos y con éstos llego hasta el arco de meta, abrazo a mi primo, doy gracias a la vida http://www.youtube.com/watch?v=PYEw3e5x5Es y me sale una carcajada de lo más profundo de mi ser.

El regreso
Vamos llegando a meta, nos agrada la organización, tráfico fluido en la entrega de bebidas y mochila del corredor, para más sorpresa latas de cervezas, sabe a gloria, vamos al bus nos reencontramos con gente del club, todos con una sonrisa en la cara de felicidad, Pepa nos anuncia su tercer puesto, Juan se mete entre los primeros veinte puestos de la general y se da un baño de gloria en el mar...¡¡décimos por equipos!! un sin fin de buenas vibraciones, más fotos, despedidas, llegan las chicas que han acabado con solvencia su primera media, Ludi y Miguel que en tándem han superado otro reto más...Tras las reconfortantes duchas ponemos rumbo para comer, por el camino encontramos las sedes de algunos de nuestros patrocinadores, parece que la carretera nos ofrece la oportunidad de agradecerles in situ su colaboración y apoyo.
Paramos a comer, no sin sorpresa final, en el salón nos tenían preparada la mesa junto con otras dos mesas de al menos 50 comensales de la "Asociación de amigos del caballo" con música en vivo, que incluso dedicaron algunos temas al club, la guinda para pastel. Apacible viaje de vuelta, al atardecer ya no había nervios, las nuevas tecnologías nos permiten compartir sobre la marcha las primeras consultas de la clasificación, empezamos a hablar de nuevos proyectos e ideas; el campeonato del 5 de Febrero esta a la vista, la media de Salamanca, la de Madrid, alguna escapa a Asturias con la noche del sábado libre, incluso la SanRockada empieza a aparecer en las conversaciones.

¿Recordáis el problema de matemáticas del principio? El resultado del problema es: Diversión garantizada.

"La habilidad es lo que permite hacer ciertas cosas; la motivación determina lo que se hace y la actitud cuán bien se hace"


2 comentarios:

Angel Garcia 'Lilloman' dijo...

Juanfran, chipirón, ¡todos los días sale el sol...!
Genial tu crónica... Sin estar allí, como bien sabéis, he realizado el recorrido contigo... ¡Qué nervios, chico!
Habrá que ir haciendo más huecos en ese álbum de los recuerdos...
Gracias a la vida y gracias por compartir tu crónica, campeón.
Que no falte la motivación. Sé feliz.
Y los demás, también.
Abrazos.

juanfra dijo...

Gracias Lillo¡¡¡
Abrazos